Día del estudiante universitario

Hoy se rinde homenaje a la gesta realizada hace cincuenta años donde los jóvenes adscritos a diversas casas de estudios del país protestaron contra la dictadura de Marcos Pérez Jiménez

En su lucha contra la dictadura, y como protesta por el anunciado plebiscito que reelegiría al presidente de la República, los estudiantes caraqueños se declararon este día en huelga, contribuyendo en gran medida a la caída de Marcos Pérez Jiménez. La huelga universitaria estuvo precedida por la que habían promovido los estudiantes de los liceos Fermín Toro, Aplicación, Juan Vicente González, Andrés Bello, Razetti, Caracas y la escuela Miguel Antonio Caro.

El 21 de noviembre de 1957, tal como lo habían previsto los organizadores, estalló la huelga en la Universidad Central, desde donde se extendió a otras casas de educación superior. En la Universidad Católica Andrés Bello los estudiantes quemaron la Ley Electoral, considerada fraudulenta en ese momento, un ejemplar del diario “El Heraldo” y un retrato de Pérez Jiménez.

Durante el alzamiento estudiantil, se produjeron una serie de comunicados que fueron plasmados en volantes y posteriormente repartidos. Pese a que la Seguridad Nacional tomó la Universidad Central, apresó a numerosos estudiantes y cerró los centros de educación superior, la jornada tuvo tal éxito que constituyó uno de los desencadenantes que concluyeron con la huida del dictador Marcos Pérez Jiménez. Desde entonces se celebra el 21 de noviembre el Día del Estudiante.

Entre los principales organizadores de esta gesta estuvieron Antonio José “Caraquita” Urbina, Chela Vargas, Hilarión Cardozo, Ramón Espinoza, Alejandro Arratia, Héctor Rodríguez Bauza, Leticia Bruzual, Enver Cordido, Julio Escalona, Emilio Santana.

MOVIMIENTO CLAVE EN LA HISTORIA

Aquella iniciativa de los jóvenes, que estaban principalmente adscritos a la Universidad Católica Andrés Bello y a la Universidad Central de Venezuela, fue hecha a todo riesgo para denunciar a una dictadura que no permitía publicaciones en los diarios, debates en el Congreso y mucho menos, la instalación de una Comisión de Derechos Humanos. Estas acciones, junto con el descontento popular, civil y militar, fueron determinantes para lo poco tiempo después viviría Venezuela, el 23 de enero de 1958, fecha clave en la historia de un país que apostó todo por vivir en un régimen democrático.

Noticias relacionadas