Solsticio de Invierno – Espiritu de la Navidad

Solsticio es un término astronómico relacionado con la inclinación de la Tierra hacia Sol. El nombre proviene del latín solstitium (sol sistere o sol quieto).

El solsticio de verano (el 22 de junio) ocurre cuando el Hemisferio Norte de la Tierra está inclinado hacia el sol, y el Hemisferio Sur está alejado del sol.

En el solsticio de invierno (el 22 de diciembre) ocurre lo contrario: el Hemisferio Norte está más alejado del sol y el Hemisferio Sur está inclinado hacia el sol. Este día es el más corto del año en la mitad norte de la Tierra, y en el Polo Norte no sale nunca el sol.

La duración del día va cambiando a lo largo del año. En verano, es de día a las nueve de la noche. Y en invierno, es oscuro a las seis. Esto ocurre por la inclinación de la Tierra. La Tierra da vueltas alrededor del Sol, pero no lo hace en perfecta posición vertical: o sea, que no viaja con el polo norte arriba y el polo sur abajo, sino que viaja ligeramente inclinada. Esta es la causa de que, durante la mitad del año, el día sea más largo que la noche en una parte de la Tierra.

Muchas culturas antiguas han celebrado estos fenómenos cósmicos, y todavía hoy se hace. Los antiguos egipcios lo celebraban, y hace 4000 años, en Irlanda construyeron una tumba en las que sólo entraba el sol durante el solsticio.

El tradicional Espíritu de la Navidad que se festeja cada año el 21 de diciembre, para esta temporada, se debe celebrar el 22 del presente mes, según Alfonso León porque el solsticio de invierno entrará este día en el signo de Capricornio.

El Arquitecto de Sueños, Alfonso León, dijo que se deben realizar dos cartas al Espíritu de la Navidad, es decir, (original y copia), estas deben contener siete peticiones por la humanidad, siete por el grupo familiar y siete de manera individual.

Enfatizó, que “las peticiones por la humanidad deben ser puntuales y lo más claras posibles ejemplo: Bendigo la solución en Siria donde por medio de la ONU regresará la paz al Planeta, ya que sino se podría sabotear nuestras posteriores peticiones”. 

León explicó, que una vez concluida la carta al Espíritu de la Navidad, se escribirá la siguiente afirmación: “en el nombre de la amada presencia de Dios en mí, bendigo las peticiones de cada uno de nosotros para que las mismas en toda su perfección, sean manifestadas en nuestras vidas y en el mundo en la armonía para todos y de acuerdo con la voluntad divina por la gracia de Dios, gracias padre que nos has escuchado”.

Tras culminar esta afirmación se procederá a quemar en un bol de vidrio las cartas realizadas el año pasado, con la copia de la carta actual.

El Arquitecto de Sueños destacó que al momento de quemar las cartas se le puede agregar arroz para atraer la abundancia y la prosperidad.

Es importante destacar que las personas que deseen, pueden empezar la celebración del Espíritu de la Navidad desde el 21 de diciembre, sin embargo el día indicando para realizar los rituales es el 22 de diciembre.

Los artículos a utilizar:

-Velas naranjas y blancas
-1 Bol de vidrio
-Pétalos de rosas roja, blanca y amarilla
-Arroz
-Esencia, gel y sal de mandarina
-Concha de la fruta de mandarina
-Globos de color naranja
-2 hojas blancas
-1 Lápiz

Alfonso León explicó que la mandarina se utiliza en este rirual, porque “es la fruta que representa la prosperidad y ayuda a canalizar la riqueza”.

En cuanto al uso de los colores comentó que el blanco representa la pureza, la armonía, lo más hermoso del espíritu y el naranja simboliza la gran conexión entre el espíritu y la prosperidad.

Según León, lo primero que se debe hacer ese día es bañarse con jabón de mandarina y exfoliarse con sal de mandarina. Luego se debe poner a cocinar las conchas de mandarinas y el agua “se debe colocar dentro de un bol de cristal con los pétalos de rosas de color amarilla, rojas y blancas.

Posteriormente, se debe decorar la casa con globos de color naranja “se encenderán los inciensos de mandarina, las velas blancas y naranjas”.

Iconos de Venezuela

@iconosvenezuela, @lorentwi

Noticias relacionadas