Antonio Guzmán Blanco “El Ilustre Americano”

Conocido como “El Ilustre Americano”, nació en Caracas  28 de febrero de 1829 ,fue un militar, estadista, caudillo, diplomático, abogado y político venezolano, partícipe y general durante la Guerra Federal y presidente del país en tres ocasiones (1870 – 1877, 1879 – 1884, y 1886 – 1887)

Ha sido considerado como el más grande ejemplo o representación del “Autócrata Ilustrado”, dada su innegable capacidad para promover el progreso en su país, su extraordinaria preparación y su amplio bagaje cultural, pero siempre manteniendo la plena intención de concentrar el poder en su persona, creando una extraordinaria hegemonía política sobre el país que se extendió durante casi dos décadas.

Pertenecíó a la corriente denominada “Liberalismo Amarillo”, la cual el mismo desencadena y consolida a lo largo de su hegemonía y que le permitió extender sus influencias políticas hasta los últimos gobiernos pertenecientes a la misma, como lo fueron los de, Juan Pablo Rojas Paúl, Raimundo Andueza Palacios, Joaquín Crespo e Ignacio Andrade, terminando con la caída de este último en 1899, a causa de la Revolución Liberal Restauradora, que le permite a Cipriano Castro ascender al poder.

Su estilo de gobierno aunque en definitiva, autocrático y personalista, se caracterizó también por su increíble efectividad para promover el progreso, atribuyéndosele a su administración el haber, realmente organizado al país, en más de un sentido, siendo muestra los múltiples logros que tuvo su gobierno, inluyéndose la puesta en circulación del Bolívar, la primera moneda nacional, que funcionaba a cabalidad desde el peso español en la época colonial, la urbanización de Caracas, la construcción de una vastedad de edificaciones y estructuras sin precedentes y la organización de la educación en el país, mediante el Decreto de Instrucción Pública.

Además, logró consolidar una paz relativa en el territorio nacional, ello con el pleno objetivo de permanecer en el poder el mayor tiempo posible. Sin embargo, quizá uno de los rasgos de su gestión más recordados y controvertidos sería su confrontación, durante el Septenio, con la Iglesia Católica, con la cual sostuvo diferencias, que lo llevaron a tomar medidas represivas contra sus representantes en Venezuela y derivó en un serie de acciones que buscaron la definitiva separación de la Iglesia y el Estado, tales como la creación del Registro Civil, la confiscación de propiedades eclesiásticas y en última instancia un intento de separar la Iglesia Venezolana del Vaticano, e instituirse como independiente con él como Supremo Líder de la misma.

Fue uno de los políticos, diplomáticos y militares más poderosos de Venezuela durante el Siglo XIX, así como también el más importante caudillo surgido de la Guerra Federal.

Igualmente de él se ha dicho, que era un megalómano desenfrenado en búsqueda constante de alabanza y adoración, algo que indudablemente consiguió[cita requerida], así como también se ha afirmado que era en extremo vengativo, sin embargo se le reconoce por su inteligencia, sus habilidades diplomáticas, políticas, de estratega y militar. Todas estas cualidades que le permitieron alcanzar el poder, ascendiendo rápidamente debido a la Guerra Federal, pasó de ocupar altos cargos en el ejército rebelde, a detentar altos puestos en el gobierno, ocupando en dos ocasiones el Ministerio de Relaciones Exteriores y el Ministerio de Hacienda, siendo tres veces Ministro Plenipotenciario en Europa, continente de donde recibiría una extensa influencia tanto en lo político como en lo ideológico, siendo Presidente Interino y del Senado, hasta finalmente alcanzar la Presidencia de Venezuela con la Revolución de Abril, la cual detentó durante 14 años oficialmente, mientras que por otros cuatro, los dos gobiernos que tomaron lugar entre sus mandatos fueron controlados por él como Gobiernos Títeres

Es una de las personalidades claves de la Historia de Venezuela, su obra es de las más reconocidas y recordadas, y su legado remarcable, representado en los productos de su ambicioso plan de modernización y construcciones, tales como lo son el Palacio Federal Legislativo, el Teatro Municipal de Caracas o el Panteón Nacional, entre otros, así como también a través de su proceder político, el cual dio inicio a la concepción de Venezuela como Estado Moderno. Murió en París el 28 de Julio de 1899.

Periodista/redactor: Jhondry Blanco, Iconos de Venezuela

@iconosvenezuela @jhondry

Noticias relacionadas