Antonio Ricaurte se inmola en San Mateo el 25 de marzo de 1814

Estatua que se encuentra en el municipio de Villa de Leyva, Boyacá, Colombia, lugar de nacimiento de Antonio Ricaurte, en la que el Estado Venezolano rinde honor a Antonio Ricaurte, está situada en frente de la casa donde nació éste procer y casualmente en esa misma casa falleció Antonio Nariño

Boves quería hacerse dueño del parque existente en la casa alta del Ingenio, custodiado por el joven granadino Capitán Antonio Ricaurte, con apenas unos cincuenta hombres

Entonces, ordena una movilización desde la madrugada del día 25, bordeando el cerro donde está la casa alta. La sorpresa dio resultado a Boves, cuyas tropas cercaron la casa del parque, dispuestos ya a tomarla.

Abajo, el combate era incesante y sin tregua. Ricaurte, viendo perdido el gran material que tenía a su cuidado, mandó salir a sus compañeros y desalojar de la casa a los enfermos y heridos…esperó justo el momento en que penetrara el mayor número de realistas y con un tizón encendido voló el parque, y con él los que ya habían logrado entrar; aquella acción costó la vida al mismo Ricaurte, pero él estaba dado a este tipo de decisiones heroicas.

El estruendo fue horrible; las llamas se elevaron por metros y el humo, en densos torbellinos, impedía la visibilidad. Todos quedaron atónitos, patriotas y realistas

Acto seguido, Boves moviliza sus tropas en retirada, pero no definitiva. Por unos días más mantiene el sitio de San Mateo hasta que, prolongado éste ya por unos cuarenta días, y ante la imposibilidad de rendir a Bolívar, decide el jefe asturiano alejarse de aquel campo donde ha dejado más de 800 hombres, entre muertos y heridos. Los patriotas perdieron noventa de sus oficiales y soldados, entre muertos y heridos.

La Heroica Defensa de Valencia

Desde San Mateo, donde tenía Bolívar su Cuartel General, Bolívar da a Rafael Urdaneta, el 26 de marzo de 1814, la terrible orden: «defenderéis a Valencia, ciudadano General, hasta morir; porque estando en ella todos nuestros elementos de guerra, perdiéndola se perdería la República».Urdaneta cumplió fielmente. Eran los días del terrible Boves…Pedro Armas, desde San Mateo escribe: “Es imposible que yo pueda sobrevivir un solo instante a mi desgracia. Los godos han dado muerte a mi anciana madre de ochenta años que por esta circunstancia jamás pudo ofenderlos, me han degollado tres niños, uno de pecho y dos poco mayores, me han violado una hija y robado a mi mujer”.

Periodista/redactor: Francisco Albornoz, Iconos de Venezuela

@iconosvenezuela

Noticias relacionadas