135 aniversario del Natalicio de “El padre del Bioanálisis en Venezuela, Rafael Rangel”

En Venezuela, podemos considerar que verdaderamente se da inicio al estudio sistemático de la Parasitología, gracias al aporte de Rafael Rangel Nació el 25 de abril de 1877 en Betijoque (Edo. Trujillo) y murió el 20 de agosto de 1909 en Caracas, quien como tal, es considerado el padre de la Parasitología nacional. El principal aporte que se le reconoce a Rangel fue la descripción por vez primera en el país del Necator americanus.

En 1896 obtuvo el diploma de bachiller en filosofía en la Universidad del Zulia, y en septiembre de ese año inició sus estudios de medicina en la Facultad de Medicina de la Universidad Central de Venezuela. Al término del segundo año, abandonó la carrera para dedicarse al laboratorio y a la investigación. Aún cuando Rangel no terminó los estudios de medicina iniciados en la Universidad Central de Venezuela, dedicó su vida al estudio de la Parasitología. Durante su época de estudiante, trabajó como asistente del Dr. José Gregorio Hernández, fundador de la Cátedra de Histología Normal y Patológica. Junto a Hernández terminó de familiarizarse con las técnicas de microbiología. Además, participó en los cursos de bacteriología dictados en el Instituto Pasteur de Caracas, bajo la dirección del Dr. Santos Aníbal Domínici.

A comienzos de 1902, fue designado director del recién creado Laboratorio del Hospital Vargas de Caracas. En 1903, emprendió el estudio que más fama le ha dado, el de la anquilostomiasis como agente causal de anemias graves en el medio rural. En ese momento es cuando describe al Necator americanus, y publica varios artículos. En 1904, se entera de que tal especie ya había sido descubierta por el científico norteamericano Stiles. Sin embargo, su hallazgo permitió que se tratara de forma adecuada lo que anteriormente se diagnosticaba como la enfermedad de Bright.

Se traslada a los llanos venezolanos en 1905 y logra desentrañar la causa de “la peste boba”, una enfermedad que afectaba a los caballos. A raíz de eso, describió una nueva variedad del Trypanosoma evansi al que bautizó como Trypanosoma venezuelense. Cerca de la cuidad de Coro, entre 1906 y 1907, estudió la enfermedad conocida como “el grito de las cabras”. Allí demuestra experimentalmente que el agente causal es el Bacillus anthracis o ántrax.

Sus investigaciones científicas lo acreditaron para que, en 1908, Cipriano Castro, presidente de la República, lo pusiera al frente de la campaña sanitaria que trató un brote de peste en el puerto de La Guaira. Lamentablemente, esta asignación trajo consigo innumerables escarceos políticos en la vida de Rangel, que lo sumieron en un torbellino de ataques a su persona y que lo condujeron a un grave estado emocional, que desencadenó en su muerte en agosto de 1909.

Sus restos reposan en el Panteón Nacional desde el 20 de agosto de 1977.

El 18 de Noviembre de 1999, reunidos, el Presidente del Consejo Superior, el Rector, el Vice Rector Académico, el Vice Rector Administrativo, la Secretaria General, los Decanos, Directores de Escuela, Profesores y Estudiantes de la Universidad Fermín Toro, se procedió en acto público y solemne al conferimiento del Doctorado Honoris Causa (Post-Mortem) al sabio Rafael Rangel, conforme a lo aprobado por unanimidad en la Sesión Ordinaria del Consejo Universitario N° 90, realizada el 02 de Noviembre de 1999.

Colocando el país que somos en el lugar que todos queremos.

Periodista/redactor: Francisco Albornoz, Iconos de Venezuela

@iconosvenezuela


Noticias relacionadas