MADRE DE HENRIQUE CAPRILES CONTÓ TODO EN CONVERSACIÓN CON CARLA ANGOLA. PARTE III

- Carla Angola: ¿Por qué es tan mariano?

- Mónica Radonski de Capriles: Yo creo que fue la cárcel. Lo visitaba gente que no conocíamos. Una señora de Mérida vino a Caracas sólo para verlo a él y le llevó una virgen. Desde ahí empezó su devoción. Él tenía esa celda chiquitica llena de imágenes que la gente le obsequiaba en sus visitas- estampitas, rosarios… Y él prendía una velita detrás de la otra.

Poco antes de salir llegó también una señora de Margarita con una figura de la Virgen del Valle grande, espectacular y me pidió veinte minutos con Henrique a solas. Nos salimos todos y esperamos afuera. Nunca le pregunté a él sobre la conversación y él tampoco me contó jamás. Salió poquito tiempo después. Desde entonces, todos los años visita a la Virgen en la Isla. Este año yo fui a Margarita y me encontré a esa señora, a Aurora. Ella me dijo: ¿Se acuerda de mí? Yo le respondí que su cara no se me iba a olvidar más nunca y nos abrazamos bien lindo.

-Carla Angola: ¿En qué religión se crió a Henrique?

- Mónica Radonski de Capriles: Yo soy judía y mi esposo católico. La iglesia católica permite la celebración religiosa mixta y así nos casamos nosotros. Me casó Monseñor Pellín en mi residencia y firmé un compromiso de criar a mis hijos en el catolicismo. Yo los bauticé, les hice la primera comunión y se confirmaron. Yo cumplí con lo que firmé. Mi mamá también era muy amplia en su forma de ser y en sus creencias. Tanto así, que siendo judía, le prendía velas a San Judas y San Antonio, al igual que yo. Dicen que la representante de la familia ante la iglesia católica soy yo, porque soy la que más cumple.

-Carla Angola: Mientras conversamos, Henrique anunció que su Ministro de la Defensa será un militar activo. Usted se vio tan sorprendida como yo ¿Es una espectadora más en todo este proceso?

-Mónica Radonski de Capriles: Me entero al mismo tiempo que los demás. Yo lo veo en televisión y, como nos pinchan todos los teléfonos, yo prefiero no darles el gusto. Si no tengo la oportunidad de verlo personalmente, no le pregunto nada. Aunque en esta nueva etapa soy la Coordinadora Nacional de las Mujeres por el Progreso… eso suena enorme. A mi primera reunión con las mujeres de todos los partidos políticos, vinieron secretarias de todos los partidos y yo les dije que no era política, pero que estaba dispuesta a colaborar. La señora Eli Ojeda, de Copei, me corrigió: perdóneme señora Capriles, usted es política. Y ella tiene razón, todas lo somos.

- Carla Angola: Uno siempre tiene momentos de roce con los padres. De diferencias ¿Cuáles recuerda con Henrique?

-Mónica Radonski de Capriles: El día que tengas tus hijos sabrás que de repente, no por mal, pero a veces los hijos dicen cosas que te generan tristeza. Te lo hace tu jefe, tu pareja… que tú sientes que han sido injustos porque tú has dado todo y de repente te contestó feo, pues. Quizás porque tuvo un mal día. Pero Henrique me ha hecho llorar es de emoción. Lo que pasa es que yo no lloro en público, me cuesta mucho. Cuando estaba preso la gente entraba con lágrimas en los ojos y yo no me permitía entrar ahí llorando. Una sola vez me fue difícil aguantar y me tuve que salir de la celda. Fue el día que lo visitaron los niños especiales con quienes ha tenido una relación muy bella. Si estoy sola en la casa y lo veo metido en esas concentraciones tan increíbles se me salen mis lagrimitas. Uno se emociona.

-Carla Angola: ¿Cómo reacciona Henrique cuando se sabe ganador, allí en la intimidad, cuando está en principio sólo con ustedes?

- Mónica Radonski de Capriles: Lo que mucha gente no sabe es que, el día de las Primarias, yo venía de un mes muy duro. A mi esposo le practicaron una operación de corazón abierto fuera del país. Yo no estaba segura si a él lo dejarían regresar a Venezuela en esa condición. Llegamos ese día a la 1:00am, cansados de tantos días de clínica, pero muy emocionados.

-Carla Angola: ¿Es verdad que Henrique tiene rituales en los días importantes de su carrera política y de su vida?

-Mónica Radonski de Capriles: La familia es así. Con lo que te va bien en algún momento de tu vida, te lo vuelves a poner. Él ha usado los mismos zapatos en todas las elecciones en las que ha participado. Y nos dice esos días: mírenme los zapatos. Somos muy kabalísticos. Así somos su papá y yo y así era también su abuelo Capriles.

-Carla Angola: ¿Cuándo fue la última vez que le dijo: mamá, voy a comer a la casa?

-Mónica Radonski de Capriles: Antes de las Primarias ¡Imagínate, el año pasado! Pero creo que una vez que estaba cerca un fin de semana, vino. De hecho ni su papá ni yo salíamos de la casa ningún fin de semana con la ilusión de que él llamara. Podían ser las 4 ó 5 de la tarde y le decíamos: ¡claro que hay almuerzo! Aquí estamos, te esperamos.

-Carla Angola: ¿Usted es magallanera?

- Mónica Radonski de Capriles: No

-Carla Angola: Porque él dijo en la concentración de Valencia que tenía a una magallanera en el corazón ¿Sabe a quién se refería?

-Mónica Radonski de Capriles: Te voy a ser sincera, yo no entiendo de béisbol. No soy de ningún equipo. Me encanta es el fútbol.

-Carla Angola: Y entonces, ¿Quién es la magallanera?

-Mónica Radonski de Capriles: Ni idea.

- Carla Angola: ¿Es verdad que su novia es maestra?

-Mónica Radonski de Capriles: Eso me han dicho pero yo tampoco la conozco ni sé cómo se llama. Yo le pregunté una vez y me dijo: mamá ¿en qué tiempo? Así que la verdad, oficialmente, yo no he conocido a nadie.

-Carla Angola: ¿No se la ha traído a la casa?

-Mónica Radonski de Capriles: Para nada.

-Carla Angola: ¿Cuál es la comida favorita de Henrique?

-Mónica Radonski de Capriles: Las chucherías. Le fascinan.

FUENTE: GLOBOVISION / CARLA ANGOLA

Colocando el país que somos en el lugar que todos queremos.

@iconosvenezuela

Noticias relacionadas