Quedar embarazada a partir de los 50 años aumenta el riesgo de mortalidad

La Asociación Española para el Estudio de la Menopausia advierte de que quedarse embarazada a partir de los 50 años aumenta el riesgo de mortalidad, tanto para el feto como para la madre, así como también hay más probabilidades de que aparezcan patologías que pueden empeorar la gestación y suponer riesgos en el parto.

Pese a que las técnicas de reproducción asistida hacen que cada vez sean más frecuentes los casos de madres añosas, el doctor Nicolás Mendoza, miembro de la Junta Directiva de AEEM, reconoce que a partir de ciertas edades el embarazo debe considerarse de “alto riesgo”.

“El riesgo de sufrir complicaciones se acentúa con la llegada de la menopausia, empeoran la salud de la madre y del feto”, asegura este experto, quien recuerda otras complicaciones también más frecuentes a esta edad, como el desprendimiento de placenta o el crecimiento fetal restringido.

Se estima que la edad fértil de la mujer termina alrededor de los 47-50 años, aunque desde los 35 años la tasa de fertilidad espontánea desciende de forma rápida hasta valores del 5 por ciento a los 40 años.

El descenso de fertilidad espontánea provoca que a los 40 años la esterilidad en la mujer sea de alrededor de entre el 65 y 70 por ciento.

“Aunque como cualquier otra variable médica, estos datos fluctúan de unas mujeres a otras y así, habrá mujeres que tengan grandes dificultades a los 38 años, mientras que otras necesitarán anticonceptivos hasta la edad de la menopausia”, reconoce el doctor Mendoza.

La mujer nace con un número fijo de óvulos pero, conforme van pasando los años disminuye tanto la cantidad de los ovocitos como su calidad, lo que se traduce en que los embarazos sean menos frecuentes y los abortos precoces más comunes.

Por ello, y según recuerda este experto, la mujer debe estar siempre informada de los riesgos que conlleva un embarazo en la menopausia, si bien recuerda que “cada caso debe analizarse de forma individualizada desde los puntos de vista biológico y psicológico, así como del impacto sobre la salud”.

OPCIONES A PARTIR DE LOS 40

A partir de los 40, si la mujer después de tres o seis meses buscando el embarazo no lo consigue, los expertos de AEEM reconocen que es el momento de iniciar un estudio para plantear el uso de técnicas de reproducción asistida.

A estas edades, la más recomendada es la fecundación ‘in vitro’, ya que “la efectividad de la inseminación artificial a estas edades es muy baja”, añade la directora asistencial del Centro Internacional de Reproducción Humana Asistida de Barcelona Gravida, la doctora Ana Polo.

“Desde el punto de vista médico, a partir de los 45 años es una edad muy delicada para quedarse embarazada, pero siempre y cuando la mujer esté informada de las posibilidades de quedarse embarazada que tiene y los riesgos que implica puede llevarse a cabo la fecundación”, concluye.

Fuente: Primicias24

Noticias relacionadas