5 DE DICIEMBRE DE 1814 FALLECE MIGUEL JOSE SANZ, TUTOR DE BOLIVAR

El 1º de septiembre de 1756 nace en Valencia, estado Carabobo, Miguel José Sanz, uno de los más notables juristas de la Venezuela colonial, además político y periodista. Se licenció en Derecho en la Universidad de Caracas, y se trasladó en 1778 a Santo Domingo en la República Dominicana donde recibió el título de Abogado. Fue de los fundadores del Colegio de Abogados de Caracas, en el cual ocupó los cargos de Secretario y Decano. En su propia residencia se instaló la Academia de Derecho Público y Español el 8 de diciembre de 1790. A partir de 1793, formó parte del Real Consulado de Caracas, y fue asesor jurídico del mismo.

Tutor de Simón Bolívar cuando éste quedó huérfano de padre antes de cumplir 3 años de edad. Sanz era un buen consejero de la familia Bolívar y era un hombre enérgico y justo y fue así como el niño pasó a vivir en su casa durante dos años, hasta que retomó de nuevo a su hogar.

Miguel Jose Sanz - Busto en Caracas cerca de la Av. Bolivar

Hombre profundamente crítico, hizo severas observaciones al sistema educativo de la época (1800-1802), lo cual le colocó en conflicto con el cabildo caraqueño.

Era redactor del periódico “El Seminario”, desde allí defendía activamente la causa patriota, por lo que el Gobierno de Emparan, quien lo destierra a Puerto Rico en el año de 1809, regresó después del inicio del proceso revolucionario y de emancipación de 1810.

Miguel Jose Sanz - Valencia

Miguel Jose Sanz - Busto en la Facultad de Derecho en Valencia

Fue Secretario del Congreso, en 1811, y fue el primer civil en ocupar la Secretaría de Estado, Guerra y Marina. Caída la primera República (1812), estuvo preso en Puerto Cabello hasta junio de 1813, porque la audiencia decretó su Libertad y lo cual fue aprovechado por Sanz para Huir con la mayoría de los caraqueños cuando la emigración a Oriente en 1814. Murió en la batalla de Urica, el 5 de diciembre de 1814. Para esta época, en los últimos meses Sanz venía trabajando en sus mejores obras, pero fueron destruidas por los realistas. Depons lo llamó «El Licurgo Venezolano». (El gran legislador Griego).

“Colocando el país que somos, en lugar que todos queremos”.

Periodista/redactor: Francisco Albornoz, Iconos de Venezuela

@iconosvenezuela

Noticias relacionadas