Cacique Caricuao

Según el Diccionario de Historia de Venezuela de la Fundación Polar Caricuao era un cacique del Valle de Caracas. El historiador José de Oviedo y Baños lo menciona en la Historia de la Conquista y Población de la Provincia de Venezuela, en el capítulo titulado «Prosigue Losada con su marcha: desbarata en batalla á Guaicaipuro, y llega con su campo al Valle de la Pascua». Allí se dice que una vez que el conquistador derrota a Guaicaipuro, prosigue camino evadiendo la margen del Guaire: «…cojiendo á mano derecha por los pueblos del Cacique Caricuao, salió a un valle tan alegre como fértil, que bañado de las corrientes del Río Turmero, y abundante de bastimentos, le ofrecía acomodada conveniencia…»
Igualmente, según el estudio histórico-geográfico «Cien Vocablos Indígenas, de Arístides Rojas, 1882, Caricuao es un vecindario, cerro de Caricuao que divide las aguas entre el Guaire y el valle de la Pascua, de donde se desprende la quebrada de Caricuao. Caricual, Caricuao o Cuaricuao son corrupciones de Caricuar, que equivale a quebrada del caribe. Cuaricuao fue el nombre que llevó el cacique del río Turmero, hoi río Valle. Por los pueblos de este cacique pasó el conquistador Losada, después de haber sido bien tratado por los indios de Macarao, en 1567, ántes de fundar la ciudad de Caracas.
Cuando el sol nuevo rasgaba brumas
de aquellas lomas del CARICUAO,
ya con camazas, ya con totumas,
agua cojían del Macarao.
Domingo Ramón Hernández
(1829-1893).
Fragmento de la obra Conquista y Colonización de la Provincia de Caracas» de Luis R. Oramas, 1940. Pág. 66 y 67.«Losada, tomando en cuenta que se encontraba en tierras tan accidentadas que favorecían a los indios para nuevos asaltos, que éstos pudieran fraguar protegidos también por la oscuridad de la noche, prosiguió el camino, y andando más o menos diez kilómetros en dirección al pueblo de Macarao, el día 26 de marzo de 1567, acampó su gente en el espacio bajo y plano a la margen derecha del río Macarao, comprendido entre los lugares nombrados hoy La Charanga y Las Adjuntas, donde a poca distancia se une este último río con el San Pedro, región donde aguas arriba del Macarao, comenzaba el valle que se denominó San Jorge, por haber tenido allí la encomienda que le dió Francisco Fajardo a Juan Jorge Quiñones, antigua jurisdicción del cacique Macarao. Los indígenas de esta región recibieron a los españoles con grandes agasajos, exigiéndoles no les destruyeran sus nuevos sembrados; a tanto llegó la amabilidad de los indios, para con los conquistadores, que les dieron confianza para que pernoctasen, no obstante mantenerse en cuidado y con recelos. Al amanecer del día 27 de marzo de 1567 se pusieron en marcha con el propósito de llegar a la ciudad de San Fancisco, fundada por Juan Rodríguez Suárez y dejando la confluencia de los dos ríos (Las adjuntas) anteriormente mencionados, y tomando la ribera derecha siguieron el mismo curso del río que engrosado toma el nombre de Güaire, «valle del Gaire» (donde hoy se nombran los lugares Las Adjuntas, La Majada y La Elvira) que al prolongarse dos leguas más o menos río abajo toma el nombre de valle de San Francisco. Con dos kilómetros de marcha, llegaron a Guaricuao, (hoy Caricuao) donde por breves momentos hicieron alto, no pudiendo proseguir por el mencionado valle porque las márgenes del río estaban totalment cubiertas de caña brava, o amarga (actualmente ostenta esa región la sucesión natural de la gigante gramínea) y brindaría ocasión oportuna a los indios para emboscadas. Por tal motivo, Losada dejando el valle del Gaire, flanqueó a la derecha siguiendo la corriente opuesta de una cañada de poca agua llamada quebrada Guaricuao que forma un valle estrecho (hoy denominado Caricuao Adentro) de los dominios del cacique del mismo nombre. Al llegar al nacimiento del arroyuelo citado, dominaron la fila de Coche, bajaron al valle de Cortés, por el cual corre el río Turmero, (hoy río El Valle) donde tuvo Cortés Richo la encomienda que le dió Fajardo. Era el día 27 de marzo de 1567, miércoles santo; a fin de pasar los días de Pascua, guardar los preceptos, descansar el ejército y surtirse de provisiones, se detuvieron allí durante seis días, por cuyo motivo se le cambió al lugar el nombre de «Valle de Cortés» por el de «Valle de la Pascua».

Noticias relacionadas
  • No existen noticias relacionadas a esta noticia