Jovito Villalba, nació en Pampatar

El 23 de marzo de 1908 nace en Pampatar, estado Nueva Esparta, Jóvito Villalba, abogado, político, orador. Fue el máximo líder del Partido Unión Republicana Democrática, desde su fundación en 1945.

Comenzó a participar en la política nacional contra el régimen gomecista. En el año de 1928 interviene en la Semana del Estudiante y pronuncia un discurso en el Panteón Nacional, lo que le vale una gran popularidad y la cárcel.

Está también entre los del cuartelazo contra el San Carlos, el 7 de abril de 1928. Fracasó el golpe y todos fueron apresados. Luego Villalba saldrá expulsado a Trinidad. A raíz de la muerte deGómez, Jóvito Villalba es el primer exiliado que regresa al país. Funda con Betancourt y otros dirigentes el PDN, que posteriormente se divide. Es expulsado nuevamente y cuando regresa se mantiene independiente, reanuda sus estudios y finalmente se gradúa de abogado en 1943.

En 1952 participa con su partido en la contienda electoral para integrar la Asamblea Nacional Constituyente. Desconocidos los resultados de estas elecciones, ganadas por URD, Villalba es expulsado otra vez.

En 1957, desde el exilio, es uno de los propulsores de la Junta Patriótica que se crea en Caracas. En las elecciones de 1958 fue electo diputado. En 1963 se lanza por primera vez como candidato a la Presidencia de la República, y obtiene 551.266 votos (tercer lugar, 18.87%.

Diez años más tarde vuelve a ser candidato, y cae considerablemente la votación, hasta el 3.07 %. En las elecciones de 1978 hizo campaña en favor de Luis Herrera Campíns (COPEI), aportando su partido URD 88.807 votos. Jóvito se convierte luego, en 1983, en aliado de Jaime Lusinchi (AD), obteniendo en esta ocasión 125.458 votos.

A partir de este momento se siente poco su participación en la política. Su salud empieza a resentirse, de modo que ni siquiera pudo actuar como solía en la oportunidad en que su esposa, doña Ismenia de Villalba, fue candidata a la Presidencia de la República, en 1988. Jóvito Villalba murió en 1989.

La U.C.V. había sido reabierta en 1925 dentro de la política de aceptación opositora abierta por el Dr. Baptista Galindo, desde aquel momento fue reactivada la Federación de Estudiantes de Venezuela.

El hecho que le dio trascendencia al movimiento de la generación de 1928 fue la celebración de la Semana del Estudiante; este acto conmemorativo fue la chispa que prendió la mecha para que los jóvenes que estudiaban en la U.C.V. asumieran una valiente actitud de rebeldía y denuncia contra la tiranía gomecista. Todos los rebeldes estudiantes luchaban por ideales democráticos y representaban a la Venezuela que se venía preparando intelectualmente, para asumir funciones de dirección política que han tenido un gran significado dentro de nuestra historia contemporánea. Los estudiantes contaron de inmediato con el apoyo de todos los sectores sociales de Venezuela; y un movimiento que era parcial en sus orígenes, se convirtió en la protesta espontánea de la sociedad venezolana contra la tiranía.

Después de elegir a la Reina universitaria, Beatriz I, al día siguiente, 6 de febrero, se produjo un gran desfile estudiantil desde la Universidad hasta el Panteón Nacional, donde se le rendiría un cálido homenaje al Padre de la Patria. Cuando llegaron al recinto del Panteón Nacional, uno de los más destacados estudiantes de Derecho, el joven bachiller margariteño Jóvito Villalba con la palabra encendida por la emoción y el ansia de libertad, pronunció un hermoso discurso que ha pasado a la posteridad como el primer grito de guerra de los estudiantes contra las dictaduras que han sometido a nuestro pueblo y que han entorpecido la marcha hacia la vida democrática.

Al lado de Jóvito estuvieron otros jóvenes e intelectuales que a través de discursos y denuncias contra la tiranía gomecista o de poemas críticos como los de Pío Tamayo, encendieron la antorcha con la cual comenzó a alumbrarse el camino hacia la libertad popular, hacia la democracia. Una vez que hubo culminado la festividad, los “chácharos” del régimen dictatorial de Gómez detuvieron a los principales líderes de la Semana del Estudiante: Antonio Arráiz, Rómulo Betancourt, Pío Tamayo, Guillermo Prince Lara y Jóvito Villalba, quienes fueron a parar al Cuartel del Cuño. Ante la detención de los líderes estudiantiles, las principales familias y sectores importantes de la sociedad caraqueña tramitaron su libertad; más el tirano no cejó en su empeño, ante la actitud del dictador la F.E.V. envió un telegrama público a Gómez en el cual pedían la inmediata libertad de los dirigentes detenidos o la detención de todos los estudiantes de la Universidad que les prestaban todo su apoyo

Gómez replicó con la represión y detuvo a todos los estudiantes que encontraba en la calle; los jóvenes no se amedrentaron y en masa se presentaron ante las autoridades policiales para ser detenidos. Las protestas populares contra los atropellos infligidos por Gómez a los estudiantes no se hizo esperar y en las ciudades de Caracas, Valencia, Maracaibo y Puerto Cabello se produjeron paros obreros y conatos de huelgas en protesta por la detención de los estudiantes.

Los estudiantes que conformaron este movimiento de resistencia contra el régimen opresivo y semi-feudal de Gómez, crearon un cuerpo de aspiraciones políticas e ideológicas que constituyeron en términos de proyecto y de realidades posteriores “La Generación del 28″. La lista de los que participaron en el movimiento sería interminable, pero por su destacada actuación en aquel entonces y en la posterior lucha del pueblo venezolano por la democracia, cabe destacar a los siguientes: Jóvito Villalba, Andrés Eloy Blanco, José Tomás Jiménez Arráiz,Miguel Otero Silva, Isaac Pardo, Rómulo Betancourt, Raúl Leoni, Elías Toro, Joaquín Gabaldón Márquez, Pío Tamayo, Kotepa Delgado, Juan B. Fuenmayor.

Fuente: Efemérides venezolanas

Periodista/redactor: Francisco Albornoz, Iconos de Venezuela

@iconosvenezuela

Noticias relacionadas